27Ene
Por: Memento Encendido: 27/01/2021 En: ARBU y una dieta saludable Comentarios: 0

El jamón es un producto tradicional de nuestra dieta mediterránea. Así como el aceite de oliva o el vino, entre otros, el jamón ocupa un espacio muy prestigioso al considerarse como uno de los productos estrella de nuestra gastronomía. Sin embargo, existen muchas dudas de si realmente se trata de un producto a incluir en la alimentación. ¿Es saludable consumir jamón? ¿Es conveniente introducirlo en la dieta diaria? ¿Contiene un exceso de grasas? ¿Sube el colesterol? El jamón es un producto con grandes propiedades que lo convierten en un producto alimentario muy recomendable de incluir en todo tipo de dietas. Sigue leyendo para descubrir todas sus propiedades…

La importancia de un buen proceso productivo

En primer lugar, debemos tener muy claro que no todos los jamones pueden ser considerados como iguales en clase, nutrientes y propiedades. Existen varias categorías de jamones las cuales parten principalmente de las diferencias en relación a la genética y la alimentación. En Arbu somos responsables de controlar y cuidar todo el proceso productivo para garantizar un producto de altísima calidad.

Partimos de una alimentación de nuestros cerdos por cereales que provienen de la zona donde tenemos ubicadas las granjas de producción. Seguimos con la localización de nuestras granjas en zonas no industrializadas y en entornos rurales. Continuamos con un proceso de salazón, secado, maduración y sudado realizado en condiciones totalmente naturales. Y finalizamos con un producto digno de degustar y admirar. Ideal para añadir en una dieta rica en vitaminas, minerales y proteínas.

Los beneficios del consumo de nuestro jamón

Son muchas las ventajas de introducir el jamón en nuestra dieta diaria pero las más destacadas son sin duda las que a continuación os presentamos.

  • Rico en vitaminas y minerales. El calcio, magnesio, fósforo o el zinc son algunos de los minerales que posee el jamón. Todos ellos lo convierten en un alimento ideal para la alimentación de los niños, ya que en un solo alimento conseguimos reunir muchos nutrientes necesarios para su salud.
  • Cargado de proteínas. Se establece que una loncha de jamón de 30 gramos contiene hasta un 30.5 % de la proteína que necesitamos al día. Una gran cantidad que nos aportará múltiples beneficios para el crecimiento, la regeneración de los tejidos, para la recuperación de los músculos e incluso para nuestro cerebro.
  • Adecuado para el colesterol y el corazón. Los ácidos grasos oleicos del jamón son generadores de colesterol del ‘bueno’. Pero no solo esto porque también contribuyen a reducir el colesterol ‘malo’. Un gran protector ante las enfermedades cardiovasculares.
  • Huesos fuertes garantizados. El calcio también es uno de los minerales que se encuentra presente en el jamón. Muy necesario para tener huesos sanos y prevenir la osteoporosis.
  • Recomendable para la anemia. El jamón es un producto rico en hierro lo que lo convierten en un producto ideal para prevenir la anemia.
  • Deportistas, ¡sí al jamón! Se ha estipulado que la fatiga de la práctica deportiva puede retrasarse gracias al consumo de jamón. En especial, por sus vitaminas y minerales.
  • Muy digestivo. Se trata de un producto pobre en colágeno cosa que hace que nuestro aparato digestivo degrádelos aminoácidos con mayor facilidad.

Un producto con muchas alternativas culinarias 

Pensar en jamón es pensar en comerse finitas lonchas acompañadas de unos picos, un surtido de quesos y una copa de vino de calidad. Pero, y sin poner en duda que es una forma estupenda de consumirlo, existen una gran variedad de otras opciones igual de deliciosas y mucho más originales. Y es que el jamón es un producto que se puede añadir en todo tipo de recetas.

En el desayuno, un buen bocadillo de jamón y aceite de oliva; una tostada de aguacate y jamón o incluso una tostada de huevo poché y virutas de jamón. En la comida, en una rica ensalada repleta de alimentos muy coloridos; o con unos espaguetis y un chorrito de aceite. Sin olvidar una apuesta segura: salmorejo con taquitos de jamón. Finalmente, para la cena una crema de guisantes con jamón cortado en virutas pequeñas pasadas por la paella es un plato delicioso. O como acompañante de verduras al horno. Opciones saludables y muy apetecibles que forman parte de una dieta mediterránea y saludable. Un producto con muchos beneficios para la salud y a la vez, una delicia culinaria.

Un sinfín de apuestas culinarias 

Os dejamos un listado de ideas para desayunos, comidas y cenas que os van a encantar. ¡Toma nota!

Desayunos – Meriendas

  • La tradicional tostada con jamón, aceite de oliva y como toque final queso de cabra
  • Una de más original: tostada con aguacate, jamón y láminas de tomate con orégano
  • Unos buenos huevos revueltos con jamón para un brunch los fines de semana

Comidas – Cenas 

  • Melón con jamón: la combinación perfecta para comidas con amigos
  • Ramito de espárragos envueltos con una loncha de jamón ibérico
  • Ensalada de tomates con burrata y lonchas de jamón
  • Crema de guisantes con virutas de jamón pasadas por la paella
  • Pizza de lonchas de jamón, tomate y huevo

En conclusión, todos los beneficios mencionados convierten el jamón en un producto con grandes propiedades nutricionales ideal para una dieta mediterránea. Se puede consumir diariamente, pero con moderación, como todo, es recomendable evitar los excesos.

¡Descubre toda la información sobre nuestros jamones y el proceso productivo aplicado! 

Instagram / Facebook / Linkedin

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.